El diseño es el arte de hacer del futuro un presente asequible

Formas simples y poderosas

por Roberto Escartín


Los medios electrónicos empleados en el diseño permiten acelerar y sistematizar los procesos de diseño. La aplicación de nuevas técnicas no puede sustituir al pensamiento, en este caso la creación de mensajes visuales. 

Cualquier programa computarizado es insuficiente por sí mismo, ya que requiere de la intervención de una interfase humana para ser operado. Por ello es necesaria la presencia de un diseñador en la realización de proyectos gráficos, con el fin de que el producto adquiera una dimensión formal y comunicativa que responda a exigencias económicas y estéticas.

El diseño es un proceso estratégico

La intervención del diseñador parte del análisis de los aspectos formales y de comunicación. Entre los primeros destaca la bidimensionalidad, es decir, la ilusión que se crea en un plano de que los objetos se presentan en el espacio, como es común a la experiencia humana. El segundo se refiere a la capacidad de transmitir mensajes explícitos y otros que se interpretan de manera cultural.


Las formas bidimensionales fascinan a la percepción humana y transmiten mensajes poderosos en pocas unidades de información. Por ejemplo, un logotipo puede contener algunos cuantos trazos y por la asociación de éstos con experiencias y acuerdos sociales, de inmediato remiten a ideas, sentimientos o acciones humanas. Es por eso que el logotipo se convierte en un estandarte para las empresas o instituciones, pues resume toda su filosofía.


Naturalmente que algunos logotipos toman forma tridimensional, pero es común que su idea inicial haya sido plasmada en un papel y de inmediato trasladada a la computadora, la cual despliega estas formas en diminutos puntos que se funden en la visión para generar la sensación de continuidad. La más simple es la sucesión de puntos para generar una línea, o de manchas de tinta o pixeles. 


Así, las líneas nos permiten realizar los primeros trazos de una forma, escribir algunas letras, dibujar imágenes y sugerir las primeras ideas de un concepto de diseño. Estas líneas pueden servir como límites para campos cerradas, que llamamos formas, alunas las describimos como geométricas y otras irregulares. Las líneas rectas denotan dirección: las horizontales remiten a la estabilidad que da el reposo y las verticales e inclinadas son más cercanas a la idea de movimiento.


Las líneas se interceptan y generan nuevas posibilidades para construir un diseño, se cierran para delimitar espacios y se combinan para describir los símbolos que usamos para comunicar los sonidos del lenguaje hablado y los números que describen magnitudes. Finalmente, la combinación de líneas nos permite describir formas mediante las siluetas simplificadas de objetos conocidos.

Las formas lineales son las más simples para el diseño
Las líneas convergentes denotan movimiento

“Una imagen en la mente es el primer paso para ser reconocido.”

Contacto 

Comuníquese con nosotros

Mensajes:

+52 55 5025 3244

www.prograf.studio